Home office (pero fuera de casa): la ruta que fusiona productividad laboral y disfrute a pleno.

Si estás harto de trabajar entre tus mismas cuatro paredes, en MALEVA te revelamos un circuito de bares, centros culturales y hasta campus rodeados de verde donde podés llevar tu compu y, mientras te concentrás en tus obligaciones, la pasás bien y tomás un poco de aire del encierro/Desde Pilar hasta Villa Crespo/Además: ¿cuál es la app (y comunidad) que te cuenta a qué lugares – todos con mucha onda -, podés ir?

“¿Concentrarse en el espacio de siempre…o cortar la rutina?”… A lo que a simple vista se asemeja a una polémica irresoluble con dos conceptos antagónicos, Buenos Aires replica con auténticas alternativas conciliadoras. La ciudad y sus alrededores te enseñan que cuando tu escritorio tiene una vista impactante, un rico cafecito o una copa de vino al lado de la computadora, se puede sacar buen partido del tiempo de trabajo, ya seas estudiante, freelancer o cuentapropista. MALEVA te cuenta los cómo y los dónde de estos espacios que, de la noche a la mañana, se convirtieron en «must-sees» para balancear el confort, el disfrute y claro, la productividad laboral.

1) Río, Patio Cultural: para trabajar ATR con tu compañía que ladra y maúlla / Río de Janeiro 28 – Caballito

Apareció una nueva (y muy auténtica) coordenada. En Caballito, límite con Almagro, en la que cada vez parece haber más edificios, gente y medios de transporte circulando, asoma un rincón con mucha paz y aires de oasis. Río es un centro cultural autogestionado en donde el color verde y el oxígeno mandan: está preparado para devolverle a quienquiera su calma y su capacidad de concentración entre enredaderas y fuentes. Mesas y barras de trabajo, ¡listas para sostener tus apuntes, libros y dispositivos técnicos! Si los días invernales te espantan la luz solar, no te preocupes porque acá hay unas lucecitas que encienden el patio y tu mente.

Está a solo media cuadra de la concurrida Av. Rivadavia y entre tanto frenesí puro, Río emerge como un refugio en todo sentido. Aquí, se acobija a concurrentes con su servicio libre de agua caliente para un buen mate y su buffet para acompañar jornadas (el dato de color: es a la gorra). ¿Tenés una mascota a cargo en casa? ¡Acercate a Río con tu amiga cuadrúpeda que es bien recibida! Por otro lado, además de estar equipado para realizar (un no tan usual) home-office o co-working en el aire 100% libre, este espacio se presta a una variada agenda cultural los fines de semana con ciclos de artistas, cantantes, músicos y más. Asique, queda oficialmente inaugurada tu nueva “oficina” si sos de la zona.

2) Overo bar: tragos y reuniones virtuales desde las alturas / Nicaragua 4583 – Palermo Viejo

Si te suena Overo, es porque MALEVA te contó sobre su aroma a leña y uva que templa hasta los atardeceres más fríos del año. Pero aún hay más: ahora esta “casa de Pandora”, va también a por tu disfrute en tus (muy monótonas) jornadas laborales. ¿Cómo? ¿Viste esa silla que usás los findes para degustar alguna de sus 300 etiquetas de vino al mediodía? La podrás emplear de ahora en adelante como tu ergonómico asiento para administrar tus quehaceres diarios. Tu día hábil, sí que va a tener buen gusto en la galería o en la terraza de Overo. Aquí vas a encontrar todo equipado y listo para que te relajes de una vez y resuelvas cada ítem de tu agenda.

Lo fundamental es que reserves tu espacio para poder acceder a esta experiencia. Y después, preparate para subir, almorzar y seguir trabajando “con altura” (ey, nunca tan real esa expresión, ¿verdad?). Podés asistir sin compañìa o con tu equipo. Eso sí, ¡no olvides girar tu monitor para que desde el otro lado de tu videollamada, vean de lo que se están perdiendo! ¡Salud!

3) Mercat de Villa Crespo: trabajar y picotear bocados gourmet / Thames 747 – Villa Crespo

Lo bueno tarda en llegar (¡si sabremos esto!): por ahora, el uso de este espacio se halla en stand-by por el aforo que impacta a toda Argentina. Sin embargo, queremos que ya lo tengas en mente para cuando todo vuelva a su “normalidad”. Probablemente imaginabas que acá la única parte del cuerpo que moverías era la boca. ¡404 Math Error! Lo que se va a abrir (y no se va a cerrar o eso esperamos), es tu cerebro. Más precisamente, eso va a suceder en el espacio de trabajo ubicado en el tercer piso y en el patio al aire libre de este esperado vecino de Villa Crespo. Una linda sorpresa rodeada de murales artísticos que te auxilia en estos días abrumantes; para que cambies el ambiente, tus vibras y tus ganas de poner manos a la obra con un giro de 180 grados.

Además, lo cierto es que está en una ubicación estratégica respecto de la ciudad y sirve mucho como punto de encuentro para personas que están instaladas en dos extremos porteños opuestos. El clima es ameno; concurrido en fines de semana pero dinámico en sus días hábiles. Si lo culinario es lo tuyo, ya que estás podés chequear la agenda del auditorio, la cual promete buenas lecciones de cocina de la mano de tus chefs preferidos. ¡Visualizate cuando puedas desconectarte en el trabajo para luego conectar con una amena hora de gastronomía pura!

4) Dársena: un bar bien bar chill y cool para renovar las pilas / J.A. Cabrera 4354 – Palermo Scalabrini

Pasito a pasito, el autodenominado “Bar de los containers” te recarga todo tipo de energías para que le hagas frente a tu casilla de mails que no para un segundo. La primera fase del proceso vigorizante sucede en el patio, en donde la vitamina D es la encomendada en darle color y luz natural a tu día. Mientras trabajás y te llegan a tu mesa tus tequeños y tu primera pinta bien helada, entrás en la fase 2. Vas a notar cómo la motivación regresa a tu cuerpo una vez que te pidas también unas papas con cheddar para condimentar un poco tu creatividad. Fase 3: activadísima.

A todo esto, la retroalimentación energética para laburar o estudiar no puede venir sino de la mano de un happy hour que se extiende a lo largo del día. Por su ambiente juvenil y vivaraz, podemos decir que es lo más cercano a una sala común o cantina de una universidad. Podés acercarte a Dársena con tu grupo de estudio y tu perrito porque el espacio para trabajar con comodidad, distancia social y aire fresco es lo que sobra. Dato no menor, es que te ofrecen zapatillas eléctricas y un buen wifi para surfear como un campeón por tu buscador web. Ya no hay excusas para desconcentrarse (¡y para pasártela muy bien!).

5) Casa Campus Pilar: un espacio verde y distendido / Mariano Acosta 1650 (Casa Campus Pilar Suites) y Las Araucarias 1850 (Casa Campus Pilar Araucarias)

Casa Campus Pilar Suites, un espacio de co-living a solo 40 minutos del centro de la Ciudad de Buenos Aires. El complejo tiene habitaciones, departamentos y salas comunes en alquiler (al igual que sus sedes en los barrios porteños de Balvanera y San Telmo) en donde podés desarrollar tu actividad profesional o estudiantil con vista al parque o incluso en el jardín. Lo que se respira por estos pagos, es un aire propio de ambiente distendido con una “filosofía del compartir” que es lo más parecido que podemos tener en Buenos Aires a una casa de fraternidad norteamericana. Sí, como en las películas. Sí, esas instalaciones en versión “carne y hueso” en el AMBA, tal cual.

Una experiencia similar se puede atravesar en el condominio “primo hermano” de Pilar Suites, Casa Campus Pilar Araucarias (ubicada a pocos metros de la primera y casi con la misma cantidad de amenities). Por acá también se puede disponer obviamente de la sala de co-working y de su servicio de internet para un eficiente uso del tiempo de trabajo. Aún así, lo más encantador de esta moderna propuesta no es la cantidad de megas circulantes por su red, sino el hecho de que con su carácter colaborativo y de convivencia, parece por fin dejar atrás la soledad que la pandemia nos supo acercar.

6) Benomad: la aplicación que pone en tu radar el sitio que potencia tu rendimiento y tu placer / Disponible en tu mercado de apps

Si andabas necesitando un espacio para mejorar tu desempeño diario así como uno en donde fuera posible hacer valer y premiar tus esfuerzos, considerá que en adelante Benomad te acerca a esa meca idónea en segundos. Este proyecto devenido en app, anidado en la mente de los emprendedores Alan Packer, Pablo Alemán y Pablo di Filippo, tiene la desafiante – pero, a sus ojos, para nada difícil – misión de encontrar a sus usuarios sitios alternativos para desarrollar su trabajo bajo la modalidad remota. Mediante su sistema de suscripción (hay membresías para los distintos perfiles, sean personas jurídicas – como para trabajar con tu equipo- o freelancers), podés sentarte con comodidad a resolver tus pendientes en espacios gastronómicos y ociosos premium que seguramente ya conocés. El glamoroso BASA, el clásico Hard Rock Café, el plant-based Mudrá y la lista de éxitos, sigue. En cada coordenada, el consumo de productos que acompaña tu día de trabajo viene de la mano de beneficios y descuentos por pertenecer a la comunidad Benomad. Así que, si nunca experimentaste lo que se siente jugar a ser extranjero e ir de posta en posta conociendo sitios nuevos, este es tu momento para deslumbrarte.

///

Fotos: son todas gentileza de los locales mencionados.

Maleva