Workation, coliving y room office: las nuevas formas de trabajo que trajo la pandemia

El Covid 19 trajo consigo el boom del trabajo remoto que, según quienes conocen el mundo de los recursos humanos y de las empresas, llegó para quedarse: a nivel mundial, el 77% de los trabajadores está satisfecho con la flexibilidad de trabajar desde su casa y el 69% está conforme con su bienestar según Global MarketPlace Analytics.

En la Argentina, esta práctica empezó a implementarse en marzo cuando el Gobierno determinó la cuarentena y finalmente quedó plasmada en La Ley de Teletrabajo que sancionó el Congreso en julio del año pasado y se reglamentó en enero. Está previsto por la Ley Nº 27.555 y va a entrar en vigencia el 1 de abril de 2021.

Así, el trabajo a distancia presenta nuevos desafíos y -a nivel local- también crecen las tendencias que ya que está experimentando el mundo como el workation (combinar trabajo y vacaciones), el coliving (teletrabajar y compartir el espacio de trabajo con otras personas) o el room office(alquilar habitaciones de hotel por horas, días o semanas para trabajar).

En la primera de estas modalidades, la gente elige -en vez de tomarse una o dos semanas de vacaciones en el año- tomarse más tiempo y trabajar en forma remota. Mientras tanto, vive una experiencia distinta, tanto con su familia como con su grupo de trabajo.

En el caso del “coliving” se trata de una nueva modalidad de alquileres temporarios para albergar a estudiantes, turistas y viajeros de negocios que se instalan en una ciudad por un período de mediano a largo plazo; funciona en edificios u hoteles remodelados y promueve la sociabilidad y entre sus huéspedes a través de sus espacios comunes y diferentes actividades.

Finalmente, la modalidad del “room office” es una propuesta adaptada para las personas que requieren un espacio de trabajo totalmente equipado, pero además, con los servicios de un hotel.

Pablo Di Filippo, CEO & CoFounder en BeNomad, explica:  “los cambios producidos por la pandemia, las cambiantes necesidades de trabajo y una visión de modalidad remota llegaron para quedarse y esto, hace que los líderes en empresas y corporaciones entiendan que la apuesta a estructuras rígidas de oficinas ya no resulten funcionales ni respondan a los intereses de sus equipos ni a sus objetivos organizacionales”.

“Los mandatos laborales cambiaron drásticamente en los últimos años y el 2021, se proyecta con un cambio de ADN para el futuro del trabajo. Las nuevas demandas de los colaboradores y equipos exigen nuevos modelos de liderazgos y cambios en la forma de ver la infraestructura y espacios de trabajo”. El experto insiste: “los líderes positivos, no necesitan de un espacio fijo o cercanías geográficas para llevar adelante su rol,sino que pueden ser mucho más eficaces con equipos distribuidos”.

BeNomad propone una red de espacios flexibles para que las empresas puedan registrar a sus colaboradores y ellos, a su vez, elijan el lugar más adecuado por preferencia geográfica, tipos de instalaciones, estilos, etc a la medida de sus gustos y proyectos de trabajo. Todo esto bajo el marco de conectividad garantizada y beneficios especiales para motivar y acompañar este cambio de paradigma.

Según Di Filippo, “la libertad de trabajar donde uno quiera con horarios más flexibles es una gran motivación para las personas que ya no conciben sobrellevar la monotonía estéril de la vida en la misma oficina o bajo los avatares del hogar todos los días”. Y aporta otros datos: una encuesta de UpWork revela que el 77% de las personas cree que el trabajo a distancia mejora la salud general porque permite una mejor dieta, más ejercicio y un estilo de vida en general más saludable.

Por otro lado, un análisis de Boston Consulting Group (BCG) estableció que el teletrabajo puede incrementar la productividad entre un 15% y un 40%;reducir el ausentismo laboral en un 40%; reducir las sustituciones de personal entre un 10% y 15% y una reducción de los costos de las empresas de más del 20% en alquileres y recursos.

Clarín